DACHSER realiza pruebas de almacén para vehículos guiados automatizados

Actualmente se están realizando pruebas de vehículos guiados automatizados en dos ubicaciones de DACHSER. Al realizar tareas de rutina, estos vehículos aligerarán la carga de trabajo de los empleados a largo plazo.

Actualmente se están realizando pruebas de vehículos guiados automatizados en dos ubicaciones de DACHSER.

Como parte de sus actividades de investigación y desarrollo, DACHSER está realizando actualmente una prueba de funcionamiento extendida para determinar hasta qué punto los vehículos automatizados pueden operar junto con los controlados manualmente en los almacenes. Con este fin, las ubicaciones de Langenau y Vaihingen han estado utilizando un vehículo automatizado desde principios de año. Las pruebas de inteligencia de enjambre también comenzarán pronto, involucrando a estos dos vehículos autónomos trabajando juntos en la misma ubicación.

La inspiración para las pruebas provino de un proyecto anterior realizado junto con Fraunhofer IML, con el que la compañía ha estado trabajando como parte de DACHSER Enterprise Lab desde 2017. El uso de vehículos guiados automatizados (AGV) podría evitar que los empleados realicen trabajos rutinarios y físicamente extenuantes, liberándolos para concentrarse en tareas más exigentes. Otra ventaja es el tiempo de trabajo de los vehículos: pueden permanecer en funcionamiento las 24 horas del día.

Actualmente, los AGV realizan tareas como el transporte de mercancías desde la entrada del almacén hasta las zonas de entrega en un área de almacenamiento de altura, recogiendo y depositando pallets de forma autónoma en el proceso. Gracias a una interfaz con el propio sistema de gestión de almacenes (WMS) de DACHSER, MIKADO, se pueden asignar trabajos de transporte a los AGV en cualquier momento; luego encuentran su propia ruta a través del almacén. Los AGV están equipados con baterías de iones de litio, que admiten la carga inductiva. “El proceso de carga usa una placa base y toma solo diez minutos”, explica Daniele Andreano, Team Leader Contract Logistics Engineering en DACHSER, quien es responsable de las pruebas.

La seguridad es primordial

Dado que los vehículos se conducen de forma autónoma, la seguridad es una prioridad absoluta. Cada AGV está equipado con múltiples sensores a varias alturas, lo que le permite escanear su entorno continuamente en busca de obstáculos. Si detecta uno, el sistema frena de forma autónoma, ya sea deteniéndose por completo o calculando una nueva ruta que le permitirá esquivar el obstáculo. La velocidad máxima de 5 km/h también juega un papel importante en la seguridad.

“Nuestro objetivo para la prueba práctica es adquirir una valiosa experiencia en el uso de AGV en el almacén, así como junto con la terminal de tránsito. Esto nos permitirá comprender cómo estos vehículos pueden apoyar mejor a los empleados en su trabajo diario e integrarse en las operaciones diarias. Estamos muy contentos con los resultados que hemos obtenido hasta ahora ”, dice Thomas Klare, Head of Corporate Contract Logistics de DACHSER en Kempten.

Contacto Thais Meroni